MUCHOS VEN LO QUE PARECES, POCOS SIENTEN LO QUE ERES...

Datos personales

Mi foto
Sevilla, Andalucia, Spain
"El éxito es conseguir lo que se desee. La felicidad es apreciar lo que ya se ha conseguido"

domingo, 11 de octubre de 2009

He aprendido que…

He aprendido...

 

 

He aprendido que nadie es perfecto hasta que no te enamoras.

He aprendido que la vida es dura pero yo lo soy más.

He aprendido que las oportunidades no se pierden nunca.  Las que tu dejas
marchar, las aprovecha otro.

He aprendido que cuando siembras rencor y amargura, la felicidad se va a otra parte.

He aprendido que necesitaría usar siempre palabras buenas porque mañana quizás se tienen que tragar.

He aprendido que una sonrisa es un modo económico para mejorar tu aspecto.

He aprendido que no puedo elegir como me siento, pero siempre puedo hacer algo.

He aprendido que cuando tu hijo recién nacido tiene tu dedo en su puñito, te tiene enganchado a la vida.

He aprendido que todos quieren vivir en la cima de la montaña, pero toda la felicidad pasa mientras la escalas.

He aprendido que se necesita gozar del viaje y no pensar sólo en la meta.

He aprendido que es mejor dar consejos sólo en dos circunstancias, cuando son pedidos y cuando de ello depende la vida.

He aprendido que cuanto menos tiempo derrocho, más cosas hago.

He aprendido que no debemos cambiar a los amigos, si entendemos que los amigos cambian.

He aprendido que puedes hacer algo en un instante, que te causara dolor de por vida.

He aprendido que me está tomando mucho tiempo, llegar a ser la persona que quiero ser.

He aprendido que siempre debes dejar con palabras de amor a las personas que quieres, puede ser la última vez que las veas.

He aprendido que puedes seguir adelante, mucho después de que no puedas.

He aprendido que si no controlas tu actitud, ella te controlara a ti.

He aprendido que el dinero, es una pésima forma de mantener con vida tu propia vida.

He aprendido que mi mejor amigo y yo podemos hacer cualquier cosa, o no hacer nada, y pasar el mejor tiempo.

He aprendido que a veces las personas que esperas que te den la espalda cuando estás derrotado, son las que te ayudarán a levantarte.

He aprendido que a veces cuando estoy enojado, y aunque tenga derecho de estarlo,  no me da el derecho de ser cruel.

He aprendido que por el hecho de que una persona no te quiera como tu quisieras que lo hiciera, no significa que no te quiere con todo lo que tiene.

He aprendido que no siempre es suficiente perdonar a los demás.  A veces tienes que aprender a perdonarte a ti mismo.

He aprendido que no importa que tan roto está tu corazón.  El mundo no se detiene por tu pena.

He aprendido que nuestro pasado y nuestras circunstancias pueden haber influido en quienes somos, pero somos responsables de quien llegamos a ser.

He aprendido que dos personas pueden ver la misma cosa, y ver algo totalmente diferente.

He aprendido que las credenciales o títulos en la pared, no te hacen una persona decente.

He aprendido que cuando menos lo esperas, la vida se va y con ello todo lo que aprendiste.

He aprendido que a veces.... DUELE MUCHO APRENDER

2 comentarios:

Barbie, como él me llama dijo...

hola nena... por aki de nuevo ... y si se ha aprendido a ser feliz con lo poquito q nos da la vida.. es mejor...
besos enmielados

C2ISLOV3 dijo...

Viviendo se aprende a vivir; apliquemos lo aprendido para no volver a cometer las mismas equivocaciones.

Cada nuevo día es una página en blanco en el diario de tu vida. La lapicera está en tu mano, pero no todos los renglones serán escritos como deseas: algunos provendrán del mundo y de las circunstancias que te rodean. Pero, por la gran cantidad de cosas que están bajo tu control, es preciso que sepas algo en especial. El secreto de la vida radica en hacer tu historia lo más bella posible. Escribe el diario de tu vida y llena las páginas con las palabras nacidas del corazón. A medida que las páginas te lleven adelante, descubrirás senderos que te agregarán penas y alegrías, pero si puedes hacer estas cosas, siempre habrá esperanza en el mañana. Sigue tus sueños. Trabaja duramente. Sé bondadoso. Esto es lo que cualquiera podría pedir; haz todo lo que puedas para que la puerta se abra a un día lleno de una belleza especial. Recuerda que la bondad siempre es recompensada. Las sonrisas rinden dividendos. Diviértete. Descubre tu fuerza interior. Sé sincero. Conserva la fe. No concentres tus pensamientos en las cosas que te faltan. Descubre que el mejor tesoro de la vida es la gente y que la mejor de todas las riquezas es la felicidad. Lleva un diario que describa cómo te esforzaste y lo demás vendrá por añadidura.
NO TEMAS SENTIR QUE EL SOL DE LA MAÑANA BRILLA SÓLO PARA TI.
¡Gracias por tu visita!